Infojus: "Soy muy parecido a mi papá, verme en la foto es algo que golpea"

Recuperadas de Infojus , Derechos Humanos
Publicación original por

Esta nota, publicada originalmente por el portal Infojus Noticias, fue recuperada y puesta a disposición del público, luego dejar de estar disponible en su fuente original.

En coincidencia con lo publicado por el portal de la Agencia Nacional de Noticias Jurídicas, consideramos que “La información es un bien público”, y apoyamos el objetivo de Infojus Noticias, de “ser un lugar de referencia para cualquiera que necesite conocer las noticias de la justicia, y servir como proveedor gratuito y universal para los medios interesados en la temática.”

A continuación transcribimos textualmente la nota y adjuntamos una captura que ilustra como lucía la publicación original.

Ver listado completo de notas recuperadas de Infojus Noticias

"Soy muy parecido a mi papá, verme en la foto es algo que golpea"

| Fuente: Infojus Noticias | Fecha de publicación: 2014-09-01 | Por: Infojus Noticias

Ignacio Guido Montoya Carlotto dio una conferencia de prensa en Cañadón Seco, donde creció su padre y vive parte de su familia. Fue declarado ciudadano ilustre y pidió un encuentro con los periodistas locales.

La segunda conferencia de prensa de Ignacio Guido Montoya Carlotto fue bastante más íntima que aquella en la que hizo su presentación en sociedad, tres días después de se conociera su verdadera identidad. Fue en el salón de la comisión de fomento de Cañadón Seco, el pueblo donde creció su padre y donde viven, entre otros familiares, su abuela paterna. Ignacio se acercó unos días a la zona para festejar el cumpleaños de su abuela Tenchi en una estancia en las cercanías, y seguir construyendo lazos con su familia. El fin de semana también recorrió la Plaza de la Memoria donde está el homenaje a su padre, Oscar Walmir “Puño” Montoya-militante de la JP cuyos restos fueron hallados en 2009 por el Equipo Argentino de Antropología Forense-, y visitar la sala de música que lleva su nombre. Ignacio Guido también estuvo en los campos donde la familia esparció las cenizas de su papá, en la estancia Bahía Lángara.

Un día histórico para Cañadón Seco

De la conferencia participaron medios de la región y también algunas personas que conocieron a Puño. Antes de dar inicio a la rueda de prensa –pedida por el propio Ignacio Guido para hablar en este marco con los periodistas- el jefe comunero Jorge Soloaga, y Javier Carrizo, secretario general, le hicieron entrega de la resolución por parte de la comunidad de Cañadón Seco de declararlo ciudadano ilustre y también la que en 2010 dio origen al monumento a la Memoria.

“Es un día histórico para Cañadón Seco”, dijo Soloaga, quien invitó a Ignaci Guido y a su familia a participar del próximo acto del 24 de marzo, y leyó el estribillo de una canción que repiten cada año para el aniversario del Golpe. “Adonde están los de tu vientre/ adonde el cóndor los llevó/ por qué senderos de odio/si entregaron tanto amor”. “Aquí está una de las respuestas a este estribillo, Ignacio Guido: bienvenido al pueblo de tu papá”, dijo el comunero.

En la rueda de prensa, el nieto de Estela de Carlotto y Tenchi Montoya, estuvo acompañado por su tío Jorge Montoya y por su mujer, Celeste Madueña. Antes de empezar con las preguntas, agradeció el homenaje “que considero inmerecido. Siento que no hice nada para ser receptor de esto. Les agradezco el cariño y las muestras de afecto, entiendo responden a mi papá, no sé si directamente a mí, pero me siento agradecido por eso”.

La primera pregunta apuntó a cómo se siente al pisar los pagos de su padre: “La sensación es muy movilizante. Soy muy parecido y verme ahí, en la foto (de la Plaza de la Memoria) es algo que golpea. Pero he sido tratado con tanto afecto que me llevo el mejor de los recuerdos. Nos vamos en un ratito, con la firme promesa de volver”, dijo.

¿Cómo sigue esto hacia adelante después de todo lo que estás viviendo hacia adelante?, le preguntaron. “La actividad prevista es la única importante: reconstruir una línea de afecto que fue suspendida durante tanto tiempo. Es motivo de trabajo y de amasarlo, de juntarse, de estar ahí. Lo que viene ahora es muy lindo con respecto a eso y tiene que ver con encontrar a la familia, conocerse y entablar una relación de afecto que ya está, pero hay que seguirla disfrutando”.

Los periodistas quisieron saber cómo fueron esos días compartidos con la familia paterna. “Fueron 48 horas húmedas, estuvimos muy bien comidos y bien bebidos. Eso resumiría de alguna manera. Nos encontramos con la familia, con la abuela Tenchi, muy contenta. Es ver lo mismo que me ha pasado con los Carlotto, más al sur, ver la felicidad de ellos y tener esa sensación de no haber hecho demasiado, ser yo y con eso alcanza”. Y agregó: “Lo que viene es incierto. Están pasando unas cuantas cosas. Vivo el momento. Un buen consejo: vivan el momento porque la sorpresa te mata”, bromeó.

Con dos familias distantes de Olavarría, donde vive y trabaja, Ignacio Guido contó que miró Cañadón Seco en el mapa y evaluó: “Hay que comprar un auto que ande rápido. Ya volví a trabajar a los cuatro días de enterarme de la noticia. No fue un gran cambio para mí, más allá de que ahora me saludan todos.

Una periodista de Cañadón Seco le preguntó:¿Cuál es la diferencia entre ser Ignacio Hurban e Ignacio Guido Montoya Carlotto? “Es más liviano de lo que parece. Menos mal que vine acá después de conocer la noticia, porque hubiera sido un impacto importante ver esa foto (en referencia a la foto de su padre en el monumento a la Memoria) unos meses atrás, me hubiera preguntado, qué pasa, soy yo. Es tan asombroso que me he cansado de asustar gente estos días. Es un sentimiento lindo y recontra complicado, no lo puedo explicar”, respondió.

Sobre otros parecidos que aparecen con su padre y su madre, dijo que: “hay un montón de coincidencias, cosas intangibles que evidentemente son de índole genética. Quizás lo más asombroso es que no podía explicar de dónde venía mi vocación musical y ahí está una de las respuestas quizás más importantes. Esto pasó hace demasiado poco para mí y cada día que pasa hay una coincidencia nueva que me hace reflexionar”.

¿Qué significa la abuela Tenchi para vos? Le preguntó otra periodista. “No me esperó tan en silencio, sino llevando una vida maravillosa. Una de las cosas que rescato de las dos familias es que supieron, a pesar de estar atravesadas por una desgracia muy fuerte, construir familias basadas en una alegría muy grande, los Carlotto y los Montoya. Y al recordar el cumpleaños de Tenchi, que fue ayer, se ríó: “Comimos, comimos, comimos y seguimos comiendo. La pasamos muy bien. Tiene una cabeza de 28 años. Charlar con ella es un placer. Fue una situación de placer, de respeto, de encontrarse con una familia grande y bulliciosa como parece me toca ahora”.

“La verdad siempre es mejor que la más elaborada y fina de las mentiras”

Los periodistas también le preguntaron por los sentimientos que le genera saber que alguien del entorno lo entregó: ”No tengo ningún resquemor, me siento el más privilegiado, quizás el único, porque hasta hace unos meses tuve una vida fenómena. No lo veo desde la desgracia, la entiendo, pero para mí es un instante de felicidad”.

Como en otras oportunidades, Ignacio Guido habló para quienes tengas dudas sobre su identidad, “Es importante saber la verdad, y la verdad siempre es mejor que la más elaborada y fina de las mentiras. Hay miedo, temor por cómo lo va a tomar la gente que te crió. No es un proceso fácil pero no jodamos, no es tan difícil. Mas allá de mi caso, y de que mi nombre se supo muy rápido, el proceso es anónimo, te tratan con mucho cariño y un nivel de profesionalismo increíble. Hay que animar a que se presenten, manden un mail a dudas@abuelas.org o CONADI (Comisión nacional por la Identidad) que están trabajando muchísimo. No es algo que tenga que ver con la historia mía sino con una historia argentina y la única manera que hay de resolverla es con la verdad”.

Alguien le advirtió: “Uno de los grandes amigos de tu papá, el compañero de la banda de música, quiere decirte algo”. Entonces tomó el micrófono Mario Basiglio

-¡Sos igual!- dijo Basiglio. Y de la emoción, no pudo seguir hablando.

“Podemos hacer así”- propuso Ignacio Guido-. “Demos por finalizada la conferencia y tengamos una conversación privada”, dijo.Hubo aplausos y lágrimas. Y los dos hombres, el hijo y el amigo del padre, dejaron el salón abrazados.


Aspecto de la publicación original en Infojus Noticias: Nota de Infojus borrada